Vicios y defectos constructivos: Solidaridad de demandados y formas de reparación

La acción del artículo 1591 del  Código Civil que para autores ha quedado vacío de contenido y para otros incluso derogado  por la entrada en vigor de la Ley de Ordenación de la edificación, contemplaba dos situaciones jurídicas que han venido debatiéndose en los Juzgados de forma extensa y no menos pacífica; por un lado,  lo que jurisprudencialmente se ha denominado solidaridad impropia y por otro, la de determinar si dicha acción conlleva una condena de reparación in natura o bien de indemnización; pues bien, el Tribunal Supremo, en reciente sentencia nº 49/2011 de 15 de Febrero de 2011 zanja ambas cuestiones de forma contundente.

La referida resolución  incide en la obligación legal de solicitar en la demanda y establecer en  la sentencia la individualización de las responsabilidades y con ello de las condenas de los distintos intervinientes, sin que exista una obligación de condena solidaria.  Afirma la sentencia que la responsabilidad de los participes en el hecho constructivo por causa de los vicios ruinógenos es, en principio y como regla general, individualizada, personal y privativa, en armonía con la respectiva función específica que desarrollan en el proceso edificativo, criterio tradicional fruto de la jurisprudencia reiteradamente dictada en interpretación del artículo 1591 Cc que ha dado lugar a que el legislador así lo recoja en el artículo 17 de la Ley de Ordenación de la Edificación. La condena solidaria de los distintos elementos personales que intervienen en la edificación solo está justificada en el caso de no poder individualizarse la correspondiente a cada uno de los participes. El Tribunal Supremo, citando al  efecto numerosas resoluciones anteriores, echa por tierra  la idea tan generalizada como extendida  de que todos los participantes en el proceso constructivo son responsables de  forma solidaria de todos los defectos o vicios constructivos, principio que debe aplicarse cuando no sea posible la individualización de la responsabilidad, pero siempre de forma subsidiaria.

Otra de las circunstancias, que aun son argumentadas por las defensas de las distintas partes en los denominados procesos de vicios de construcción, es la de que la condena debe conllevar siempre una reparación in natura y no una indemnización económica. Pues bien, como decimos la sentencia finiquita esta cuestión, haciendo incluso referencia a la sentencia de 13 de Julio de 2005, contraria a esta vertiente y que en todo caso pasa a matizar el Supremo con el siguiente argumento:

La clara dicción tanto del artículo 1.591 como del artículo 17 de la LOE, limitado a señalar que los responsables del daño responderán frente a los propietarios y los terceros adquirentes, no invita a plantear problemas de interpretación, afirmando nuestro más alto Tribunal que no se justifica el debate existente entre si nos encontramos ante una obligación de hacer o simplemente indemnizatoria, puesto que caben las dos soluciones como de forma expresa incluso ya recoge el artículo 19.6 de la LOE al decir que el asegurador podrá optar por el pago de la indemnización en metálico que corresponda a la valoración de los daños o la reparación de los mismos, lo cual incluso ya fue analizado por STS de 21 de Diciembre de 2010.

El Supremo resuelve la cuestión  afirmando con rotundidad que caben tres soluciones tendentes a satisfacer el interés y el derecho del dueño de la edificación a que se le repare el daño siendo:

a) Solicitud de condena a subsanar y reparar in natura los defectos.

b) Reclamación de reintegro de las cantidades realmente invertidas por el perjudicado.

c) Solicitar que se fije cantidad determinada para que la comunidad de propietarios pueda afrontar por sí misma y atender al costo de los trabajos y actividades  necesarias para la consolidación, refuerzo y reparaciones en general en las zonas afectadas por la situación de ruina que se denuncia.

En conclusión, el Tribunal Supremo viene a reforzar dos ideas jurisprudenciales ya dictadas en el ámbito del artículo 1591 Cc y ahora en la LOE, sin dejar lugar a más debates: Por una parte que la condena solidaria de los intervinientes en el proceso constructivo será la última solución y sólo en caso de no poderse individualizar las responsabilidades; y por otro,  que las condenas en este tipo de acciones pueden conllevar no solo la reparación in natura sino la indemnización de las cantidades ya abonadas o las que sean necesarias para las reparaciones de las deficiencias.

Fdo: Rafael Delgado Alemany.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Toda comunicación con BUFETE ALBANÉS & ASOCIADOS por cualquier medio o a través de su dirección de correo electrónico, o de los formularios presentes en este 'web site' o a su 'e-mail', supone el consentimiento expreso para que sus datos personales sean incorporados a ficheros titularidad de BUFETE ALBANÉS & ASOCIADOS, cuya dirección es Avd. General Perón, nº 26 - 3º Dcha., 28020 - MADRID.

Estos datos de carácter personal serán tratados conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Por tanto, el interesado podrá ejercer derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición con respecto a los datos personales que consten en los expresados ficheros, pudiendo revocar su consentimiento por escrito en cualquier momento.

Para ello lo podrán hacer mediante comunicación escrita dirigida a:

BUFETE ALBANÉS & ASOCIADOS
Avd. General Perón, nº 26 - 3º Dcha.
C.P. 28020
Teléfono: +34 91 555 86 35
Fax: +34 91 556 69 75